Infertilidad: Causas

Muchas parejas se encuentran con la imposibilidad de ser padres, debido a algún tipo de infertilidad en cualquiera de los miembros de la pareja. Las causas de la infertilidad pueden ser muchas y muy variadas, aunque las más importantes suelen ser las que se relacionan con infecciones que hayan pasado alguno de los miembros de la pareja o a estilos de vida, etc. En caso de que una pareja haya probado varios meses de quedarse embarazada y no haya habido resultados positivos, el propio ginecólogo será el que les recomendará someterse a un examen para comprobar si existe algún tipo de infertilidad en cualquiera de ellos.

En caso de haber una infertilidad, el ginecólogo les ofrecerá la mejor técnica de reproducción asistida para intentar conseguir la deseada fecundación. Pese a que estas técnicas se van mejorando constantemente, debemos ser conscientes que las probabilidades de éxito varían desde un 20% a un 50%, en función de las características de la mujer y el hombre, del tipo de infertilidad que tenga y de la técnica que se aplique.



Una de las causas más comunes de infertilidad puede venir de una infecciónque alguno de los miembros de la pareja haya pasado anteriormente, muchas veces siendo desconocedor de esta consecuencia. El estilo de vida es otro factor que debe ser tenido en cuenta por su importancia. Se ha descubierto que no siempre es una infección la que está detrás de un proceso de infertilidad y que el estilo de vida tiene una gran influencia sobre este tema. El estrés, un elevado consumo de alcohol, café y tabaco, así como los aspectos psicológicos de los miembros de la pareja pueden desencadenar una situación de infertilidad. Es también un factor que puede influir en periodos de infertilidad, tener sobrepeso o bien tener un peso muy bajo, por ello, cuando se quiere planear un embarazo, el ginecólogo siempre avisará sobre los hábitos de vida. Además, la toma de medicamentos constantemente también puede favorecer a una infertilidad.

Tipos de trastornos

Para clasificar los trastornos que pueden causar infertilidad deberemos empezar por separar entre los masculinos y los femeninos, ya que son distintos y tendrán, a su vez, tratamientos distintos.

 

Trastornos de fertilidad femeninos

Dentro de la fertilidad femenina podemos encontrar los siguientes tipos de trastornos, los cuales deberán ser estudiados por el médico que nos esté tratando.

[column size="1-2" last="0" style="0"] -Trastorno de la maduración del óvulo: Este trastorno suele ser producido por una insuficiencia luteínica o del cuerpo amarillo.
-Falta de ovulación prolongada en varios meses (un mes no se considera aún síntoma de infertilidad).
-Infertilidad producida por un problema en una o en las dos trompas de Falopio. Este trastorno suele ser provocado por enfermedades de transmisión sexual, como puede ser la clamidia.
-Crecimiento de la mucosa uterina fuera del útero, de su lugar de implante.
-Cierre del cuello uterino: Este cierre puede ser provocado por un tapón mucoso, el cual debería desprenderse durante la ovulación. Si no lo hace, lleva a una infertilidad que debe ser tratada. Este trastorno suele ser causado por infecciones o bien por trastornos hormonales de la mujer.
-Tumores en el útero, los cuales son conocidos como miomas.
-Creación de anticuerpos los cuales se dirigen hacia los óvulos o los espermatozoides. Suele ser provocado por las características del cuerpo de la mujer.
[/column] [column size="1-2" last="1" style="0"]

[/column]

-Trastornos hormonales: Sobreproducción de ciertas hormonas o sin producción de estas. En ambos casos provocará una infertilidad.
-Problemas funcionales de los ovarios.
-Malformaciones congénitas de los ovarios de la mujer.
-Repetidas formaciones de quistes.

 

Trastornos de fertilidad masculinos

Dentro de los trastornos que pueden causar infertilidad en los hombres, encontramos los siguientes:

[column size="1-2" last="0" style="0"]

[/column] -Cantidad insuficiente de espermatozoides.
-Espermatozoides con movilidad reducida.
-Cierre de los conductos por los cuales debe pasar el semen, normalmente causado por enfermedades de transmisión sexual como puede ser la clamidia.
-Erupción de varices en los escrotos de los testículos.
-Lesiones en los testículos, normalmente producido por algún tipo de accidente.
-Anticuerpos en contra de los espermatozoides, por lo que estos se eliminan del cuerpo del hombre.
-Paperas durante la infancia.

-Tener un testículo alto, el cual no fue corregido cuando el hombre estaba en la edad de niño.
-Anomalías de los cromosomas, normalmente genéticas.
-Trastornos en la circulación de la sangre.
-Padecer diabetes.
-Anomalías en los conductos espermáticos

Una vez sepamos que existe una infertilidad y antes de que ningún médico nos aconseje una técnica de reproducción asistida, el ginecólogo investigará las causas y el origen de la infertilidad. En las mujeres, este médico estudiará los ciclos de menstruación mediante ecografías, para observar como el folículo ovárico se desarrolla durante el ciclo. Del mismo modo, el médico pedirá que la mujer se realice una analítica de sangre para comprobar la presencia o ausencia de algunas hormonas. Si la mujer presenta un ciclo irregular, el médico le aconsejará también una analítica de orina para poder saber más a fondo los días fértiles de la mujer para que se pueda hacer un estudio más completo y eficaz.


Por su lado, el hombre también deberá someterse a pruebas para diagnosticar esta infertilidad. El médico le hará una prueba conocida como el seminograma o espermiograma, la cual consiste en estudiar el semen del hombre para valorar la cantidad y calidad de espermatozoides que tiene. Esta prueba debe dar al menos que el hombre posee una cantidad de 20 millones de espermatozoides como mínimo en in mililitro de semen. De esta cantidad, la mitad de los espermatozoides deben estar bien formados y tener una buena movilidad.  Si esta prueba no es positiva, el médico pedirá que se vuelva a realizar pasados unos meses, para evitar una circunstancia temporal en alguna situación que el hombre esté viviendo, las cuales pueden afectar a la producción de los espermatozoides. Si todas estas pruebas salen positivas y, tanto el hombre como la mujer, están en un buen estado para poder concebir, el siguiente paso será observar y estudiar el estado de las trompas de Falopio de la mujer. Esta prueba se hace mediante una laparoscopia abdominal, en la cual se introduce un líquido de color en las trompas. Si este líquido se ve que fluye sin encontrar ningún tipo de obstáculo, significa que las trompas de la mujer se encuentran en buenas condiciones para que el óvulo pueda desplazarse por ellas, así como los espermatozoides pueden llegar a ella. Con esta prueba, le médico encontrará si hay algún quiste o alguna malformación que no deje pasar los espermatozoides ni los óvulos. Del mismo modo, la mujer se someterá de nuevo a un análisis de orina para poder descartar cualquier tipo de enfermedad.

 

En el caso del hombre, el médico hará una palpación de los testículos para comprobar que todo está correcto y también examinará, posteriormente, la próstata y la vejiga seminal para poder descartar la presencia de infecciones. El hombre también será sometido a un análisis de orina.

Otra de las pruebas que le médico puede solicitar si con las otras no se ha podido establecer el origen o causa de la infertilidad, la cual debemos saber para poder escoger la técnica de reproducción asistida que mejor se adapte a nuestro caso, será el test de postcoito o el test de Huhner-Sims. Este test se realiza en el momento en que la mujer se encuentra en su fase de ovulación y después de 12 horas de haber mantenido relaciones sexuales. En esta prueba se extrae una muestra del semen de la vagina de la mujer y se examina a través del microscopio para comprobar cuántos espermatozoides móviles hay en él; por ello, este test da mucha más información sobre la infertilidad masculina, pero  ala vez ayuda a determinar problemas como alteraciones vaginales en la mujer. Este test también se usa para comprobar que no existe una alergia por parte de la mujer al esperma del hombre.

Una vez realizadas todas las pruebas, el ginecólogo podrá saber de dónde viene la infertilidad dentro de la pareja. De todos los casos de infertilidad que se estudia, un 40% da como causa la infertilidad masculina y un 40% a la femenina. El 20% de los casos revela que la infertilidad es por parte de ambos miembros de la pareja y el otro 20% responde a los casos en los que no ha sido posible establecer el origen de la infertilidad.

Después de estos estudios, el ginecólogo podrá aconsejar cual es la técnica de reproducción asistida  a la que se puede someter la pareja si deciden probar un embarazo de cualquier modo. Estas técnicas de reproducción asistida no están cubiertas por la Seguridad Social Española y son más o menos caras, en función del tipo que la pareja necesite. Además, no hay ninguna técnica que les ofrezca unas garantías de poder quedarse en estado. Por ello, es una decisión que deberán tomar ambos miembros de la pareja, ya que para llevar a cabo cualquiera de las técnicas será necesaria la colaboración de ambos para que esta pueda ser exitosa. En el momento en que se decide recurrir a la reproducción asistida, ambos miembros de la pareja deben tener muy claro que puede que la técnica no funcione y no logren el embarazo o bien que se de el caso de un embarazo múltiple.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *