El aborto espontáneo: Causas

El aborto espontáneo, también conocido como aborto natural, es la pérdida de un embrión o feto por causas no provocadas intencionalmente. Así pues, se distingue del aborto inducido. Este término sólo se aplicará cuando esta pérdida del feto se produzca antes de la semana 20 de gestación, ya que si ocurriera más tarde, esta recibiría el nombre de parto prematuro, el cual necesita otro tipo de atención médica. Así mismo, el aborto espontáneo se puede subdividir en

[column size="1-2" last="0" style="0"]

Temprano: este es el aborto que ocurre antes de la semana 12.
Tardío: este tipo de aborto es el que ocurre entre las semanas 12 y 20 de gestación.

Además, el aborto espontáneo puede ser retenido, lo cual significa que no se elimina nada de sus restos y hay que hacerlo manualmente; incompleto: cuando no se eliminan todos los productos de la gestación; o  completo: cuando todo es eliminado por completo.

Una de las causas más frecuentes de un aborto prematuro es la muerte fetal por anomalías congénitas del feto. Estas causas suelen ser frecuentemente genéticas, especialmente las que reciben el nombre de las trisomías autosómicas. En otros casos, el aborto puede deberse a pequeñas anomalías en el tracto reproductivo o a enfermedades de la madre, como pueden ser la diabetes, la nefritis y los traumatismos graves, la hepatitis B el sida y cualquier enfermedad de tipo degenerativo.

Aproximadamente, del 10 al 15 por ciento de los embarazos reconocidos termina en un aborto espontáneo y hasta el 40 por ciento de los embarazos puede terminar de esta manera, ya que muchas pérdidas ocurren antes de que la mujer se dé cuenta de que está embarazada.

[/column]

[column size="1-2" last="1" style="0"]

[/column]

¿Por qué ocurren los abortos espontáneos?

Aunque las causas del aborto pueden ser muchas, como hemos indicado anteriormente, realmente no se las conocen bien. Sin embargo, la mayoría de ellos ocurre cuando un embarazo no se está desarrollando normalmente y, por lo general, no hay nada que la mujer o su médico puedan hacer para impedirlo. Sin embargo, hay varios factores, a parte de los mencionados anteriormente de la mujer, que pueden contribuir al aborto espontáneo durante el primer trimestre:

[note color="#C9DDF2"]

  • Anomalía cromosómica en el feto. Más del 50 por ciento de los abortos espontáneos que tienen lugar durante el primer trimestre se originan en problemas cromosómicos del feto. Los cromosomas, tal y como se ha mencionado anteriormente, son las estructuras celulares diminutas las cuales tienen encerradas nuestra información genética. La mayoría de las anomalías cromosómicas es el resultado de un óvulo o espermatozoide defectuoso que tiene cromosomas de más o de menos. Como resultado, el embrión tiene una cantidad incorrecta de cromosomas, lo que suele llevar a un aborto espontáneo. Esta causa es más común cuando aumenta la edad de la mujer, igual que el riesgo de aborto espontáneo.
  • Cigoto detenido. El cigoto detenido significa que hay un saco de embarazo pero que está vacío, es decir, que no contiene feto. Esto puede ocurrir porque el embrión no se formó o porque dejó de desarrollarse muy temprano. En algunos casos, este cigoto detenido es causado también por anomalías cromosómicas. En estos casos, es común que la mujer pueda sentir, durante las primeras semanas, que los síntomas del embarazo han desaparecido, sentimiento acompañado de un sangrado vaginal de color marrón oscuro. Con un ultrasonido podrá observarse que el saco de embarazo está vacío. Un cigoto detenido será un aborto espontáneo, aunque en algunos casos ocurre unas semanas más tarde.
  • Problemas de salud de la madre. Como ya hemos dicho, los problemas de salud de la madre, influyen mucho en las posibilidades de abortos espontáneos. Enfermedades hormonales, infecciones, diabetes, enfermedad tiroidea, lupus eritematoso sistémico y otras enfermedades autoinmunes pueden aumentar el riesgo de aborto espontáneo en la primera etapa del embarazo. Sin embargo, para evitar estos abortos espontáneos debidos a estas enfermedades, existen unos tratamientos de estos trastornos, los cuales se llevan a cabo antes y durante el embarazo, para prevenir los abortos. Es muy importante que si una mujer padece alguna de estas enfermedades y quiere quedarse embarazada, que lo notifique a su médico de inmediato, quien le prescribirá el tratamiento necesario por si hubiera un embaraza poder evitar el aborto.
  • Factores relacionados con el estilo de vida son también causas de aborto espontáneo. Las mujeres que beben alcohol, fuman o consumen drogas ilícitas pueden correr un riesgo mayor de tener un aborto espontáneo.
[/note]

El aborto espontáneo también puede suceder durante el segundo trimestre de embarazo, aunque ya es menos común y se da en casos del uno al cinco por ciento de los embarazos entre las semanas 13 y 19. Estas pérdidas se deben a menudo a problemas en el útero o a un cuello uterino debilitado que se dilata de forma prematura y, aunque tampoco se conocen a ciencia cierta las causas, las anomalías cromosómicas, las infecciones y los trastornos de salud de la madre son las más señaladas para poder causar estas pérdidas.

La tasa natural de fracaso de las gestaciones es muy elevada, aunque la mayor parte ocurre en las primeras semanas y la madre no llega a enterarse, ya que no le ha dado ni tiempo a hacer la prueba del embarazo y, por consiguiente, no sabe que ha estado embarazada. Se estima que uno de cada cinco embarazos detectados termina en aborto espontáneo en las primeras semanas. La cifra aumenta a más del 30% en estudios de mujeres embarazadas cuyos niveles de la hormona gonadotropina coriónica humana ha descendido después de haber confirmado el embarazo, las cuales pierden el feto en las semanas posteriores a la cuanta o quinta, cuando ya se han confirmado los test de embarazo.

Cuando una mujer aborta espontáneamente en tres o más ocasiones de forma consecutiva, se llama aborto de repetición. Las causas de estos abortos de repetición pueden ser genéticas en un 50% de los casos, pueden ser debidas al síndrome antifosfolípido en el 15% de los casos y a otros motivos, como alteraciones uterinas y trombofilias, el resto de los casos.

Entre los factores de riesgo comprobados por los que se puede producir el aborto espontáneo de repetición, están la edad elevada, las enfermedades sistémicas y la ocurrencia previa repetida de abortos espontáneos.

Una vez observados signos de riesgo, la recomendación suele ser de restringir ciertas formas de actividad, o incluso un reposo completo. Igualmente, se suele recomendar, la abstinencia sexual durante el periodo de peligro o incluso durante todo el embarazo. Sin embargo, hay estudios que dicen que el reposo no tiene efectos beneficiosos y que debería dejarse a elección de la paciente.

Si el aborto se produce, suelen presentarse signos evidentes, primero en forma de una reducción de los signos del embarazo, pero también por secreciones vaginales anormales, las cuales deben ser evaluadas para saber si el aborto es completo o no. En caso de que el aborto no se complete en un plazo de pocas semanas, se requerirá cirugía para completarlo artificialmente. La cirugía puede sustituirse por un tratamiento con medicamentos, pero los efectos secundarios y el riesgo de que la evacuación no se complete, obligando finalmente a recurrir a la cirugía, hace que esta opción no sea siempre preferible. En cualquier caso, si quedan restos en el interior del útero, estos podrían causar daños a la madre, por lo que una limpieza completa siempre se deberá llevar a término.

Los efectos de un aborto espontáneo suelen desaparecer volviendo al ciclo menstrual normal y a una probabilidad normal de embarazo, aunque suele recomendarse una moratoria de uno o dos ciclos antes de volver a intentarlo. No se ha establecido que haya ningún peligro para la madre y el nuevo feto si no se cumple este tiempo, por si es recomendable para que el ciclo vuelva a su estado normal.

Las posibilidades de aborto espontáneo pueden limitarse mucho con una atención especial por parte de la madre y una vigilancia médica acentuada, especialmente si dependen de limitaciones físicas de la madre. El riesgo asociado a enfermedades sistémicas se combate tratándolas antes del eventual embarazo y vigilando el estado de la madre durante éste.

 

¿Cuánto tiempo lleva recuperarse de un aborto espontáneo?

La recuperación física de la mujer lleva de varias semanas a un mes o más, según la cantidad de tiempo que estuvo embarazada. Algunas hormonas propias del embarazo, por ejemplo, permanecen en la sangre durante uno o dos meses después de producirse un aborto espontáneo, lo cual hará que la mujer aún sienta algunos síntomas del embarazo, sin estarlo. La mayoría de las mujeres tiene la menstruación entre cuatro y seis semanas después de un aborto espontáneo.

La recuperación emocional es lo que lleva más tiempo de superar para la madre. Si en embarazo no fue buscado, esta recuperación emocional será más fácil, del mismo modo, que si la mujer estuvo embarazada durante poco tiempo. Si la mujer estuvo embarazada durante varias semanas o incluso meses y el embarazo era buscado, la recuperación emocional será mucho más lenta y dolorosa, ya que la madre padecerá el síndrome de duelo, igual en todas las pérdidas, como en otros casos de muerte. Ambos miembros de la pareja pueden experimentar una intensa aflicción durante el período posterior a la pérdida.

La mujer puede experimentar muchas emociones, como apatía, tristeza, culpa, depresión y enojo, así como dificultad para concentrarse. Es posible que ella y su pareja manejen el dolor que sienten de maneras diferentes, lo cual puede crear tensión entre ambos en el momento en que más se necesitan mutuamente. Por ello, es aconsejable que los médicos les guíen por este proceso de recuperación, ya que si se deja que la pareja se vaya separando, acabará en divorcios y separaciones, por algo que no es culpa de nadie. No deben dudar en solicitar a su médico que los derive a un consejero con experiencia en la asistencia a parejas luego de la pérdida de un embarazo. Muchas parejas también se benefician asistiendo a grupos de apoyo.

En cualquier caso, debemos entender que los abortos espontáneos ocurren muy a menudo; son más frecuentes de lo que podemos pensar y debemos entender que la naturaleza hace su camino y que si tenemos un aborto, al fin al cabo, puede ser para un bien del que hubiera sido nuestro bebe. A veces, es mejor un aborto a tiempo que un bebe con muchos problemas físicos o psíquicos, los cuales a veces ocurren. Las mujeres que hayan tenido un aborto deben pensar que la naturaleza es sabia y a protegido a su bebe, el cual hubiera podido tener una muy calidad de vida y que es la naturaleza, la que falla, dejando nacer a bebes con muchos problemas, los cuales no se pueden solucionar.

Decimos todo esto por intentar a las mujeres que están pasando por un periodo post-aborto, el cual suele ser muy duro y no simplemente por la mujer, sino que para el hombre también, aunque lo externalice de una manera muy distinta. Este momento es para que el hombre y la mujer estén unidos y se hagan entender mutuamente que no ha sido culpa de nadie, más que de las leyes de la propia naturaleza. Pasado un periodo de tiempo razonable, esta herida se cerrará y permitirá a la mujer volver a sentirse preparada para ser madre y volverlo a probar, ya que un aborto no significa que el segundo o posteriores intentos tengan que resultar también en abortos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *