Aborto Espontáneo: Síntomas

Como ya hemos visto en artículos anteriores, los abortos espontáneos son más frecuentes de lo que mucha gente piensa. En la mayoría de los casos, estos abortos se dan cuando la mujer no sabe ni que está embarazada y, por ello, no es muy conocido. Estos abortos espontáneos suele ocurrir dentro de las primeras 20 semanas de embarazo y sus causas pueden ser muy variadas. Se sabe que hay factores que pueden hacer que el aborto espontáneo ocurra más frecuentemente, pero las causas en sí, no se pueden asegurar, faltando aún hoy en día una base sólida para fundamentarlas.

Se sabe que el consumo regular o abusivo de ciertos tipos de sustancias, como puede ser la cafeína, pueden ayudar en este proceso de aborto. Otros factores pueden ser la genética de los padres, una posible malformación en el feto, abuso de alcohol y drogas, el tabaquismo, etc. Todas y cada una de ellas, pueden influir en el aborto aunque de por sí, no pueden ser nombradas como causas del aborto. Según las estadísticas, el 50% de los embarazos terminan en un aborto, incluyéndose aquí ambos tipos de aborto, en los que se conoce que la mujer está embarazada y en los que no se conoce. La mayoría de los abortos suceden en una etapa muy inicial del embarazo y sólo un 18% ocurre cuando la mujer ya sabe que está embarazada. En la mayoría de los casos, la mujer expulsará el feto sin ningún problema ni tipo de ayuda, aunque algunas veces, si el aborto es retenido, se necesitará ayuda médica para limpiar bien la zona.

Los síntomas más frecuentes que una mujer puede notar cuando sufre un aborto espontáneo dentro de las primeras 20 semanas de gestación son los que enumeramos y explicamos detalladamente a continuación:

[column size="1-2" last="0" style="0"]

[note color="#FCDCF0"]

-          Sangrado vaginal: Cuando una mujer se ha hecho el test del embarazo y este ha dado positivo,  el sangrado vaginal no es un buen señal. Si además, el embarazo se ha confirmado mediante una prueba en sangre, lo que es mucho más fiable, hace que si tenemos un sangrado vaginal, sea aún más mala señal. En cualquier caso, si tenemos alguna prueba que nos confirma que estamos embarazadas y en un momento dado empezamos a sangra, lo más probable es que sea un aborto y deberíamos ponernos en contacto con nuestro médico ginecólogo lo más pronto posible o si no, ir a urgencias.

-          Dolor abdominal: Otro de los síntomas que suelen acompañar a un aborto espontáneo son los dolores en el abdomen. Esto se debe al desprendimiento del feto, la cual irá acompañado de su expulsión en forma de sangrado vaginal. Si aparecen dolores de abdomen y no aparece sangrado, es muy posible que haya un aborto pero que no expulsemos el feto. Por ello, necesitamos consultar a un ginecólogo de inmediato y someternos a un tratamiento de limpieza, para que nuestro interior quede limpio y no aparezcan otros problemas más adelante.

-          Espasmos: Aunque no es un síntoma muy habitual, durante un aborto espontáneo la mujer puede sentir unos espasmos en su cuerpo. Normalmente, estos espasmos vendrán acompañados de sangrado vaginal o bien de dolor abdominal.

-          Fiebre: La fiebre es otro síntoma que puede aparecer durante un aborto espontáneo, ya que es la reacción de nuestro cuerpo cuando algo no habitual sucede en él. El simple hecho de tener fiebre estando embarazada no es un síntoma de aborto, pero sí lo será si este va acompañado de otros síntomas, como los que hemos descrito. En cualquier caso, la fiebre siempre es señal de que alguna cosa sucede en nuestro organismo y, por ello, deberíamos vigilarla siempre.

-          Debilidad: El hecho de que la mujer se sienta más cansada que de costumbre o se note débil es uno de los síntomas que pueden aparecer durante el proceso de un aborto espontáneo.  Ésta suele aparecer acompañada de otros síntomas, aunque no necesariamente por todos ellos.

-          Vómitos: Los vómitos también puede aparecer durante este proceso de aborto espontáneo.  Los vómitos son debidos al movimiento que se produce en el organismo así como a los cambios en este.

-          Dolor de espalda: Los dolores de espalda son frecuentes durante el tiempo de aborto espontáneo, por lo que también aparecen durante la menstruación y responden a los cambios que nuestro organismo está haciendo para adaptarse a las circunstancias.

-          Mareos: Los mareos también pueden ser un síntoma de un aborto espontáneo. Si más no, no son normales y aunque no se esté sufriendo un aborto, si padecemos de mareos en el embarazo es mejor consultarlo con el especialista.

[/note]

[/column]

Estos son los síntomas más comunes del aborto espontáneo, aunque no implica que todas las mujeres que sufren un aborto tengan que pasar por todos ellos. Mientras habrá mujeres que sólo notarán el sangrado vaginal, otras mujeres pueden notarlos todos y cada uno de ellos. Además, debemos pensar que el cuerpo de cada mujer es distinto por lo que cada uno hará lo que más le convenga para adaptarse a las situaciones que se le van presentando. En cualquier caso, cualquier mujer que presente algunos de estos síntomas sabiendo que está embarazada, deberá consultar en la mayor brevedad posible con su ginecólogo, ya que puede tratarse de un aborto o de alguna otra enfermedad que nos esté ocurriendo a nosotras o al bebé.

Por otro lado, muchos de estos signos se presentan también durante las primeras semanas del embarazo sin que ello signifique que se esta teniendo un aborto. En cualquier caso, la mujer se debe poner en contacto con el médico para que nos hagan una ecografía y ver si el feto sigue bien implantado y asegurarse de que su corazón late normalmente.

Los abortos espontáneos, como ya hemos visto, son muy frecuentes, aunque esto no servirá de consuelo a la madre que acaba de tener uno. Debemos pensar que esto es natural y que la naturaleza a prevenido al bebe de nacer con graves problemas. Para hacernos una idea de esto, sólo tenemos que pensar que 50 de cada 100 mujeres han pasado por lo mismo que estamos pasando nosotras ahora y, no se puede descuidar el padre. Los padres, aunque lo vivirán de una manera muy distinta, también sentirán la pérdida del bebé. Esta es una situación que pude llevar a discusiones internas en la pareja, por el sentimiento de culpabilidad y hacer que la pareja también acabe en este mismo momento.


Debemos intentar que esto no ocurra y tanto el hombre como la mujer deben hablar de lo que sienten entre ellos sinceramente. Si esta simple charla de pareja no llega a calmar los sentimientos de culpabilidad u otros que puedan aparecer, lo mejor es recurrir a médicos especialistas en tratar estas situaciones. Este médico enseñará a la pareja que esto es normal y les ayudará a salir de esta pequeña crisis que están pasando.

Después de un aborto, la mujer puede volver a quedarse embarazada perfectamente bien y, que sufra un aborto, no significa que deba sufrirlos en futuros embarazos. Por ello, es necesaria una buena limpieza en el interior de la mujer y consultar tantos especialistas como sea necesario, hasta poder estar en perfectas condiciones para albergar a una nueva vida dentro de nosotros.

Hay algunas técnicas que le ayudarán a prevenir el aborto espontáneo, aunque ninguna de ellas asegura que el aborto no sucederá. Es por ello, que en algunos casos resulta desconsolador no poder hacer nada ante ello y, aún menos, cuando el aborto es en una etapa ya avanzada, cuando los futuros padres están más ilusionados con la llegada del bebé.

En la mayoría de los casos, el médico le aconsejará que espere un par o tres de meses antes de volver a intentar a quedarse embarazada, pero no debe coger este consejo como un indicio de que le puede volver a suceder lo mismo. Los médicos aconsejan este tiempo para que el ciclo menstrual vuelva a estar bien regulado, ya que en los embarazos este se para. En el caso de un aborto, nuestro cuerpo volverá a producir los óvulos y a crear las hormonas necesarias para un nuevo embarazo, pero puede que ello tarde un ciclo en regularse o dos; simplemente por eso, el médico le aconsejará este tiempo. Por el resto, si usted queda embarazada de nuevo al mes de haber pasado por un aborto, sólo debe consultarlo con su ginecólogo cuando vaya a realizar la visita de rutina para ver cómo se ha implantado el bebé y que todo esté correctamente.

Frente a un aborto, la mujer no se debe desilusionar en ser madre y mucho menos echarse las culpas de algo que no ha hecho y que, además, no está bajo su control. Para ello, la ayuda del hombre es fundamental, ya que él verá las cosas desde una perspectiva diferente. Hay muchos libros con tratamientos y experiencias de otras mujeres a las que se puede recurrir si la mujer está teniendo problemas graves debido a un aborto. En este caso, su médico le recomendará las alternativas posibles para que pueda volver a sonreír lo más pronto posible y pueda ser mamá, como siempre ha querido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *