Ciclo Menstrual 

El ciclo sexual femenino, también conocido como ciclo menstrual, es el proceso mediante el cual se desarrollan las células sexuales femeninas y se producen una serie de cambios dirigidos al establecimiento de un posible embarazo. El cuerpo no sabe si va a haber algún embarazo o si no, pero este se prepara para poder asumirlo en caso necesario.

El inicio del ciclo se define como el primer día de la menstruación y su fin, es el día anterior al inicio de la siguiente menstruación. La duración media del ciclo es de 28 días, aunque puede ser más largo o más corto, en función de cada mujer, así cómo de los periodos de su vida.

Cuando el ciclo menstrual se inicia en la pubertad o bien cuando se acerca a su fin, alrededor de los 50 años, las reglas pueden ser muy irregulares, presentándose un mes y un mes no, o bien durando más o menos días. Una manera de regular los periodos menstruales es mediante la toma de las píldoras anticonceptivas.

A la primera menstruación, la que aparece alrededor de los 12 años, se le denomina menarquia o menarca y, puede aparecer antes o temprano en las niñas. La edad media de la menarquia es a los 12.5 años, pero varía en cada niña, pudiendo empezar el ciclo menstrual entre los 8-16 años.

En cualquier caso, es importante saber que la menarquia no aparecerá hasta que todas las partes del aparato reproductor de una niña estén completamente maduras y funcionando correctamente en conjunto, por si apareciera un embarazo. Esto indica el comienzo de la capacidad reproductiva y la menarquia es su principal marcador psicológico, indicando la transición de la niña de la infancia a la edad adulta.

Fases del ciclo menstrual

 

El ciclo menstrual tiene sus fases bien definidas, las cuales son las que se especifican a continuación:

[column size="1-2" last="0" style="0"]

[/column] [column size="1-2" last="1" style="0"]

1. Menstruación: Empieza el primer día del ciclo menstrual y dura entre 2 y 7 días. Durante este pequeño tiempo, el endometrio se desprende junto con una pequeña cantidad de sangre, lo cual indica que no se ha producido el embarazo. Sin embargo, en algunos casos, puede aparecer la menstruación y haber embarazo a la vez, aunque ocurre en muy raras ocasiones.

2. Pre-ovulación: Esta fase tiene una durada de unos 12 días, desde día 1 hasta el 13º día del ciclo. En este fase, el ovario produce los estrógenos, el óvulo madura y el endometrio se engrosa, para que éste pueda empezar su largo recorrido.

3. Ovulación: En un ciclo de 28 días, la ovulación se presenta entre el 14º y el 15º día, momento en el que el óvulo finaliza su maduración y es conducido desde el ovario hasta el útero a través de la trompa de Falopio.

[/column]

4. Post-ovulación: Suele ir del 16º hasta el 28º día del ciclo. Durante estos días, si no se ha producido la fecundación del óvulo, éste se desintegra y es expulsado durante la siguiente menstruación, comenzando así un nuevo ciclo.

La última menstruación: La menopausia

La última menstruación es la que conocida como menopausia, momento en el cual la mujer deja de menstruar y, por tanto, pierde la capacidad de reproducción. La menopausia se sitúa alrededor de los 51 años, aunque como pasa con el inicio del periodo, esta edad varía de mujer a mujer, siendo las edades más corrientes entre los 45 y 55 años.

Este último sangrado es precedido por el climaterio, la fase de transición entre la etapa reproductiva y no reproductiva de la mujer.

Cambios hormonales en el ciclo menstrual

Cuando oímos la típica frase de que las mujeres son muy complicadas, que no es nada fácil entenderlas y que tienen un humor cambiante, a diferencia de los hombres, debemos saber que esto ocurre en la mayoría de los casos debido a los cambios hormonales continuos que le cuerpo de la mujer experimenta, los cambios hormonales que ocurren durante cada una de las fases del ciclo menstrual.

Durante el ciclo menstrual de las mujeres, hay muchos procesos diferentes que tiene lugar en su cuerpo, los cuales implican cambios hormonales que irán provocando cambios físicos y psíquicos en la mujer. Si las mujeres aprendemos a identificar las distintas fases de nuestro ciclo menstrual, podremos reconocer en qué momento del ciclo nos encontramos y, con ello, podremos identificar varios hechos, com la fecha de la máxima fertilidad femenina, la cual ocurre escasas horas antes de la ovulación.

Conociendo el día de la ovulación, una mujer podrá aumentar considerablemente las posibilidades de quedarse embarazada e incluso tratar de influir en el sexo del bebe, con el método del día de la ovulación.

El ciclo comienza en la Fase Folicular, la cual recibe este nombre ya que el aumento de los estrógenos que se produce en nuestro cuerpo, hará que algunos de los folículos que están dentro de los ovarios aumenten de tamaño y maduren, preparando al óvulo para la ovulación.

El nivel de estrógenos alcanza el máximo poco antes de la ovulación.

Los estrógenos son una hormona que aumenta la sensación de energía y de bienestar, por lo que la mujer se sentirá con más vitalidad, bien de salud y con muchas ganas de hacer cosas. En definitiva, las mujeres siente una sensación de plenitud y todo se ve desde una perspectiva más optimista.

Posterior a este estado, una vez el óvulo ya ha madurado y justo antes de la ovulación, el cuerpo genera la hormona luteinizante, mediante la cual el folículo ya maduro, se rompe y libera el óvulo, el cual irá descendiendo por las trompas de Falopio en busca de los espermatozoides que lo deberían fecundar.

El aumento máximo de esta hormona se sitúa a unas 24 horas antes de que se produzca la ovulación, es decir a la mitad del ciclo menstrual. Medir este pico de la hormona luteinizante es la forma más cómoda y fiable para saber con precisión cuándo una mujer va a ovular.


Esto no resulta fácil para las mujeres, ya que algunas son muy regulares, pero las otras no. Por ello, la industria farmacéutica ha inventando los test de ovulación, los cuales son capaces de medir con bastante exactitud el nivel de esta horma en nuestro cuerpo y, como consecuencia, podrá decir casi exactamente cuando la mujer va a ovular. Para muchas mujeres que son irregulares en su ciclo y que no pueden predecir la ovulación, estos test las han ayudado mucho en el afán para conseguir un esperado embarazo.

Al romperse el folículo y producirse la ovulación, este comenzará a producir otra hormona, conocida como progesterona y, en este momento, es cuando la mujer entra en la segunda etapa del ciclo menstrual, conocida como la Fase Lútea del ciclo menstrual que dura entre 12 y 16 días.

Al ocurrir la ovulación, los niveles de estrógenos bajan para que aumenten los niveles de progesterona, la cual eleva la temperatura corporal y hace que el útero desarrolle una capa mucosa muy gelatinosa, la cual permitirá al óvulo fecundado implantarse en sus paredes.

Sin embargo, además de producir estos cambios sumamente importantes y necesarios para que la mujer pueda quedarse embarazada, la progesterona también produce algunos síntomas, como el sentimiento de melancolía y tristeza, una falta de concentración, hinchazón en el bajo vientre y un aumento de la grasa en piel y cabellos.

En caso de que hubiera habido fecundación, el óvulo tardará 8 días en implantarse en el endometrio y, en el momento en el que esto ocurre, el cuerpo empieza a generar otra hormona: la hormona HCG, la cual se conoce como la hormona del embarazo, la cual producirá más cambios necesarios para que el embarazo continúe correctamente.

Esta hormona sólo está presente en el cuerpo de la mujer cuando ha habido fecundación, por ello, es la hormona utilizada por los test de embarazo, los cuales miden el nivel de esta hormona en la orina, para establecer si hay o no embarazo y, alguno de ellos, también indican los días que hace que se produjo la concepción.

Si el óvulo es fecundado, las células que van a transformarse más adelante el placenta, empiezan ya a segregar una nueva hormona, la gonadotrofina coriónica humana, que es detectada en la sangre materna mediante un estudio de laboratorio y que confirma el embarazo.


Esta última hormona hace que nuestro cuerpo continúe produciendo grandes cantidades de progesterona, que mantienen los nutrientes en endometrio para alimentar al huevo fecundado hasta que pueda ser alimentado por la placenta.

Por el contrario, si al liberarse el óvulo este no es fecundado durante las siguientes 24 horas, el embarazo ya no podrá ocurrir hasta el ciclo siguiente y los niveles de progesterona que mantenían el endometrio en buen estado, empezarán a descender al final de la fase lutea. En este caso, el óvulo se deteriora y es expulsado por el organismo a través del útero, dando lugar a la menstruación o regla.

La regla es, por tanto, la expulsión del óvulo no fecundado y, es por ello, que se expulsan pequeños trozos de una piel gelatinosa mezclados con sangre. Esta hemorragia típica de las mujeres dura entre 3 y 7 días, aunque hay mujeres que deben ser tratadas para que la regla les dura menos, ya que pueden llegar a sufrirla durante 12 días o más. El desprendimiento del endometrio es lo que ocasiona los dolores de vientre, el dolor de espalda e incluso mareos y náuseas a veces en algunas mujeres.

Después de este ciclo menstrual, vuelve a comenzar el siguiente y así sucesivamente durante toda la etapa fértil de la mujer. Cada mujer tiene aproximadamente uno 500 ciclos menstruales durante su etapa fértil.

Cómo podemos saber cuando nos podemos quedar embarazadas

Para intentar quedar embarazada se deben tener relaciones sexuales durante un período de 3 días antes de que se produzca la ovulación y mantenerlas hasta un día después de ella. Los espermatozoides pueden vivir durante 72 horas dentro del útero de la mujer, mientras que los óvulos solamente viven 24 horas. Es intentar que tengas relaciones durante el período de vida de ambas células sexuales y que estas se encuentren en el momento necesario.

Métodos para calcular la ovulación

Como hemos comentado, durante todo el ciclo de la mujer, ésta experimenta una serie de cambios que la ayudarán a determinar cuando le es más posible quedarse embarazada. Si no podemos darnos cuenta por nosotras mismas sobre estos cambios, podemos seguir algunos métodos, los cuales son bastante fiables pero no sirven para todas las mujeres. En este artículo detallaremos el de la temperatura basal, que es el que más se suele llevar a cabo desde casa.

  • Medición de temperatura basal

Este es el método más simple que se conoce para determinar los días de ovulación de la mujer. Se basa en medir la temperatura rectal en condiciones basales, es decir, antes de que la mujer se levante de la cama, durante todos los días que siguen a la finalización de la menstruación.

Para que este sistema sea fiable, se debe llevar a cabo a diario y en las mismas condiciones. Si se produce un ascenso de 0,5°C en la temperatura de la mujer, esto indicará que se ha producido la ovulación durante las 24 horas anteriores e indicará el momento en que se puede quedar embarazada. Si la temperatura baja, suele indicar que no ha habido embarazo, mientras que si se mantiene con este medio grado de más, indicará casi con toda seguridad que ha habido un embarazo.

Otros métodos que se pueden usar para poder quedar embarazada son los métodos de ovulación que se venden en las farmacias y, los cuales, indicarán a la mujer cuales son sus días fértiles, durante los cuales deberá tener relaciones sexuales si quiere un embarazo.

Como ya se ha comentado anteriormente, todos estos sistemas no son válidos para todas las mujeres de igual manera, ya que cada una es distinta. Además, nunca se debe olvidar que los factores psicológicos juegan un papel muy importante para que se pueda producir la fecundación o no.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *